Loredana Vitale | En el corazón de la región del champagne: Infinite Eight y su lujo experiencial en Villedommange
349091
post-template-default,single,single-post,postid-349091,single-format-standard,eltd-cpt-1.0,gllr_moose,ajax_fade,page_not_loaded,,moose child-child-ver-1.0.0,moose-ver-1.3.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

En el corazón de la región del champagne: Infinite Eight y su lujo experiencial en Villedommange

IMG_2563-1024x764Hace ya algunos días, tuve la suerte de sumergirme en la región del champagne en Francia, una zona que ya en el lejano 1927 una ley declaraba la única destinada a producir los vinos de denominación de origen controlada Champagne (AOC).

Situada a unos 150 km de París, la zona de producción de esta bebida espumosa se extiende a lo largo de unas 34 000 hectáreas, comprendiendo 319 municipios (crus) y está formada por cinco comarcas también llamadas departamentos: la Marne, la Aube, la Aisne, la Haute-Marne y la Seine-et-Marne.

La invitación por parte de los propietarios de una casa de champagne, Nicolas Le Tixerant y Frank Leroux, que da vida a la marca Infinite Eight – “8″ – familiarmente hablando,   ha supuesto una experiencia culturalmente enriquecedora, una vivencia única, divertida y, por supuesto, una ampliación de mis conocimientos sobre esta región y este magnífico caldo.

Durante este breve aunque intenso viaje, me he empapado de multitud de conceptos, términos y cuestiones sobre el universo del champagne.

He vivido el bello ritual de la cata en el mejor de los sitios, entre los muros llenos de historia y recuerdos del Domaine de Infinte Eight, un entorno cálido y cercano que sus propietarios me han brindado con simpatía y generosidad.

Así, he podido aprender de los expertos los innumerables matices y maneras de degustar el champagne.

Nicolas Le Tixerant

Nicolas Le Tixerant catando uno de sus caldos

Cata_en_el_Domaine_Infinite_8

Catando Champagne Infinite Eight – 8 – en el Domaine

Incluso me he iniciado en el divertido y algo folclórico sabrage o sableado, que es la técnica de abrir una botella de champagne haciendo uso de un sable.

Practicando el Sabrage de la mano de Frank Leroux e Infinite Eight – “8″ -

Practicando el Sabrage de la mano de Frank Leroux e Infinite Eight – “8″ –

Lo primero es situarnos en la región que da vida a esta denominación de origen. Los viñedos de AOC se encuentran distribuidos en cuatro grandes zonas: la Montagne de Reims, (que fue el lugar que visité), la Valle de la Marne, la Côte des blancs y la Côte des Bar.

En la imagen, en un día algo desapacible en Villedommange “protegida” por Frank Leroux (a la izda de la foto) y Nicolas Le Tixerant (a la dcha.), propietarios de Infinite Eight – 8 -.

En la imagen, en un día algo desapacible en Villedommange “protegida” por Frank Leroux (a la izda de la foto) y Nicolas Le Tixerant (a la dcha.), propietarios de Infinite Eight – 8 -.

Cuestiones como la altura de la plantación del viñedo de la variedad champenoise, la influencia del clima de la zona, etc. son cuestiones necesarias para comprender el proceso.

En efecto, solo la combinación del clima, suelo y subsuelo de esta zona da carácter y unicidad al terruño champenoise: su naturaleza es lo que ha guiado, en el pasado, la elección del tipo de cepas que con mayor facilidad se adaptan a él.

Las variedades de uva que actualmente predominan en la región y que conforman la mezcla admitida para el champagne son: el pinot noir (uva negra), el meunier (uva negra) y el chardonnay (uva blanca).

Otras variedades como el pinot blanc o gris también están autorizadas, aunque representan un pequeñísimo porcentaje de la producción.

En la elaboración del champagne nada se deja a la casualidad. Desde la elección de la zona de denominación de origen a la de las cepas, la manera de efectuar la poda, el prensado, la fermentación… todo sigue una ritualidad y unos tiempos que son imprescindibles para obtener el resultado extraordinario de los mejores caldos. Para no alargarme especialmente con cuestiones demasiado técnicas, invito a los lectores de este artículo a documentarse entre la abundante literatura que se ofrece a este propósito.

Aunque a priori podría parecer que todo está controlado y que no hay mucha cabida para crear productos originales y diferentes entre sí, al profundizar un poco y escarbar en los métodos de producción, nos damos cuenta de cuán importante es la «personalidad y carácter» de cada «casa» y de cada «jefe de bodega» para la obtención de un producto único.

No se trata de unir sin más «vinos claros», aquellos que proceden de la fase de clarificación y que vendrán registrados por cepas, añadas, cruz, parcelas, cuvées y demás, sino que la clave reside en lograr concebir un champagne que exprese la visión y la personalidad de cada elaborador, imprimiendo años tras año el estilo de la bodega a cada marca.

Esto lo tenían claro Nicolas Le Tixerant y Frank Leroux en el momento en que dieron vida a su proyecto, empezando por la elección de apostar por un vino non millésimé (utilizando vinos de reserva) o un millésimé (para conservar la expresión única de un vino extraordinario).

La elección fue fácil para ellos, se decantaron por los millésimé, querían productos extraordinarios, como las añadas a las que pertenecen sus uvas.

Hablar de Infinte Eight8 – es adentrarse en las profundas tradiciones  de la región.

Nicolas explicando el proceso de la poda de la viña

Nicolas explicando el proceso de la poda de la viña

Una marca de reciente creación, pero que ahonda sus raíces en un pasado muy vinculado al mundo del champagne. Una historia que ve su comienzo con el abuelo paterno de Nicolas, Marc Le Tixerant, propietario del champagne Edmond Roussin, marca que se vendió en 1970 a Krug.

Si curioseamos en la historia de esta familia, de su vinculación con este extraordinario producto y en la marca Edmond Roussin, encontramos que ya durante la Revolución Francesa había antepasados trabajando la viña y, en tiempos más recientes, en los años 40 del siglo pasado más o menos, la casa ya enviaba botellas de champagne a Asia, Estados Unidos y Gran Bretaña.

Las siguientes generaciones siguieron ligadas a la producción de champagne. El padre de Nicolas desarrolló su vida profesional en paralelo al avance de la región y de las casas de más prestigio de este delicioso espumoso, aunque la familia ya no produjera champagne para su marca, y terminó su carrera como director de comunicación del C. I. V. C (Comité Interprofesional de vinos de Champagne). Como anécdota, desde 1970 hasta 1976, las prensas propiedad de la familia sirvieron para la producción del prestigioso champagne Krug y están guardadas en un almacén de la familia casi como reliquias.

Tener el champagne en las venas y muy marcado en el ADN es lo que ha hecho que Nicolas quisiera retomar la tradición de su familia y, así, hacer resurgir el sueño de su abuelo. Hace ya 20 años se propuso volver a plantar algunas de las viñas que dan hoy el magnífico producto que es el Infinite 8 en todas sus variedades con la idea de revivir la actividad familiar y perpetuar la tradición.

Junto a Frank Leroux pasando un día magnífico en el Domaine de Infinite Eight

Junto a Frank Leroux pasando un día magnífico en el Domaine de Infinite Eight

De Frank Leroux, el otro propietario de «8» también hay que hablar a fondo, ya que su vida profesional ha estado también muy ligada al champagne. Experto en marketing y diseño de packaging de lujo, ha trabajado por varias marcas del sector, es el contrapunto ideal dentro de la propiedad por su faceta creativa e innovadora que imprime a las singulares botellas de «8».

El encuentro entre Frank Leroux y Nicolas Le Tixerant y su amistad fueron decisivos para el nacimiento de Infinite Eight – 8 – . Tanto Frank como Nicolas son dos grandes apasionados de esta bebida, que un día decidieron unir su pasión y saber hacer para dar vida a esta innovadora marca. Infinte Eight – 8 – se sustenta en el heritage de la familia de Nicolas, en la selección de las mejores uvas y en una gama excepcional de champagne millésimé. Todo el conjunto se completa con una innovadora y particular imagen de las botellas y su forma única de etiquetado. Eight es la única marca del sector, a día de hoy, que indica la temperatura justa para el consumo del champagne.

Junto a su evocador nombre, Infinite Eight – 8 –, ligado a conceptos como el amor, la eternidad y la suerte, está su sabor intenso, sus miles de finas burbujas que, estoy segura, harán las delicias de los amantes más expertos de estos caldos, que sorprenderán a más de uno y enamorarán a muchos,  como hicieron conmigo.

Brindando por un magnífico día con Champagne Infinite Eight – 8 - 

Brindando por un magnífico día con Champagne Infinite Eight – 8 –

No me queda más que brindar por ellos y por «8». ¡Viva el champagne Infinite Eight, viva!

 

Para distribuir o comprar Infinite Eight en España, contacta: info@vitalissimaintertrading.com 

Fuentes de información:

1)      Artículo: «Champagne: del terruño al vino», Comité Interprofessionnel du vin de Champagne – CIVC

2)      Presentación de Infinite 8

3)      Notas e imágenes de mi viaje

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.